Límite Informativo

El sinuoso camino hacia la preservación de los humedales

malena mazal cjal

Todos los días nos enfrentamos a la dicotomía entre el progreso humano y la preservación del ambiente, ubicar estas dos acciones en veredas opuestas es lo que no permite que un verdadero desarrollo

sostenible sea posible. Como ciudadanos y ciudadanas tenemos el desafío de entender que para seguir creciendo en términos productivos y económicos debemos garantizar la preservación de los recursos naturales. ¿Podremos despojarnos de nuestro egoísmo y ansiedad individual para pensar en el conjunto de la sociedad? ¿De verdad vamos a seguir hipotecando nuestro futuro por la avaricia del mercado inmobiliario? ¿Cuántas hectáreas más de humedales vamos a destruir hasta darnos cuenta que los incendios de hoy son causa del desastre natural que estamos causando? ¿Cuánto tiempo más vamos a demorar como Estado en sancionar una normativa que regule el uso de los humedales?.



Este 2 de Febrero se celebra como todos los años el Día Mundial de los Humedales, cuyo objetivo es crear conciencia sobre el papel vital de los humedales para las personas y el planeta. Este día marca la fecha de la adopción de la Convención de Ramsar sobre los Humedales, el 2 de febrero de 1971 en la ciudad iraní de Ramsar, acuerdo internacional para la conservación y uso racional de los humedales.



Dentro de este marco, no podemos mirar al costado, ya que nuestra provincia cuenta con humedales que abarca la zona delimitada por los valles de inundación de los ríos Paraná, Iguazú y Uruguay. Los humedales de Misiones se caracterizan por su biodiversidad: nuestra provincia aloja al 52% de la biodiversidad del país y los humedales no son la excepción. Por este motivo, además de los servicios ecosistémicos anteriormente mencionados, los humedales misioneros son sitios fundamentales para la conservación de la biodiversidad.



¿Progreso vs. preservación?


Estos ecosistemas son fundamentales en la medida que funcionan como grandes reservorios de agua, pero en el marco de nuestra lógica capitalista son considerados tierras improductivas. Por eso emprendimientos inmobiliarios y productivos avanzan continuamente sobre los humedales, y su eventual desaparición es una alerta para los estudiosos y para la sociedad toda. Porque estos ecosistemas híbridos, que incluyen tierra y agua, brindan una vasta cantidad de servicios ambientales: agua, alimentos, evitar las inundaciones por su absorción de excedentes hídricos, y funcionar como reservorios de carbono.

 

A nivel global, se calcula que los humedales cubren aproximadamente 12,1 millones de km2. Sin embargo, la Perspectiva Mundial sobre los Humedales estima que su extensión ha disminuido rápidamente, con pérdidas del 35% desde 1970.

 

En Argentina la superficie ocupada por los humedales fue estimada en 600.000 km2, lo que representa el 21,5% del territorio nacional. Esta superficie incluye una gran variedad de ambientes diversos como ser esteros, bañados, zonas costeras, pastizales inundables, lagunas, entre otros.



¿Qué estamos haciendo para protegerlos?


En nuestro país, desde el año 2013 a nivel federal se presentaron 21 proyectos de ley que han perdido estado parlamentario por su falta de tratamiento en distintas instancias legislativas; dos proyectos fueron presentados en el año 2013; obtuvieron media sanción en el Senado (proyecto unificado) y perdieron estado parlamentario en el año 2015; otros dos proyectos fueron presentados en el año 2016, se fusionaron nuevamente, obtuvieron media sanción en el Senado, y una vez más, perdieron estado parlamentario en el año 2018.

 

En el año 2018 se presentaron 3 proyectos que no fueron tratados y perdieron estado parlamentario ese mismo año.

 

Finalmente, durante el año 2020 se presentaron 15 proyectos que perdieron estado parlamentario a comienzos de este año.

 

Frente a esta situación de desprotección de los humedales a nivel federal, en nuestra provincia existe un proyecto de ley presentado por el Diputado Julio “Chun” Barreto que cuenta con dictamen favorable de la Comisión de Recursos Naturales, y que busca “garantizar la preservación, conservación, defensa y desarrollo de los humedales que protegen y contribuyen a mantener el orden del ecosistema”. Asimismo, avanza en la definición de conceptos clave y en el establecimiento de estrategias, herramientas y mecanismos para su protección, valorización, defensa y aprovechamiento -como ser el sistema de clasificación y registro de humedales de la provincia de Misiones.

 

A su vez, nuestra provincia, desde el Ministerio de Cambio Climático, solicitó que se cree un sitio Ramsar en la cuenca del arroyo Urugua - í (humedal de gran importancia de Misiones). La declaración de Sitio Ramsar implica el reconocimiento internacional del valor ambiental y social del humedal en cuestión y la posibilidad de contar con fondos internacionales para su conservación, manejo sustentable y desarrollo de proyectos que fomenten la valorización de este ecosistema y los servicios que aporta, con el consecuente beneficio para la población que habita en la cuenca y la provincia toda. Vale aclarar que en la Argentina existen más de 20 sitios Ramsar pero ninguno se encuentra ubicado en nuestra provincia.

 

Intervención urgente


La pérdida de estado parlamentario, una vez más, del proyecto de ley de humedales, significó una pérdida de tiempo irrecuperable para enfrentar el deterioro y poder restaurar parte del daño ya realizado. Todos los esfuerzos puestos en los más de 20 proyectos presentados desde el año 2013, parecen quedar en la nada frente a la “inactividad” de nuestro congreso nacional. Todo se habría truncado por un triple lobby ejercido por sectores de la agro-ganadería, la megaminería y la explotación inmobiliaria. Una vez más nos enfrentamos a una tensión entre productividad y desarrollo sustentable.

 

Ordenar la intervención humana es urgente, para que los ecosistemas se preserven y a su vez podamos seguir produciendo. Si no entendemos que la única opción para poder seguir habitando y produciendo la tierra es respetar los ecosistemas naturales, estaremos cometiendo el grave error de pensar en lo inmediato sin pensar en lo costoso que esto será para el futuro (que es ya).

 

Y pese a la tristeza, la desazón y la sensación de que nuevamente hay que comenzar desde cero para tener una ley nacional de humedales, este proceso no fue en vano: el aprendizaje adquirido y los vínculos generados entre ONG, asociaciones, universidades, centros de investigación y ciudadanos y ciudadanas movilizados, son un capital sin igual que debemos potenciar, hasta tanto la ley de humedales y la protección efectiva e integral de estos ecosistemas sean una realidad en nuestro país.

 

Todos los aportes, las miradas, el conocimiento generado a lo largo de este difícil proceso y los vínculos construidos dan cuenta de que la sostenibilidad ambiental es cada vez más irrenunciable para gran parte de nuestra sociedad, y que debemos luchar para que nuestros reclamos se hagan oír. En ese sentido, el Día Mundial de los Humedales nos invita a seguir informándonos acerca de la importancia de los humedales, sobre la necesidad de conocer un poco más sobre estas áreas en nuestro país y en nuestra provincia, y de demandar la sanción urgente de una ley de humedales a nivel nacional.

 

 

Por Lic. Malena Mazal
Concejal de la ciudad de Posadas - Presidenta - Comisión Ambiente y Desarrollo Sustentable

 

 

2 de Febrero de 2022

....