El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) presentó el miércoles en La Rural de Palermo las cápsulas de yerba mate; un desarrollo innovador que concentra todas las características del producto y que se suma a la tendencia mundial en el mercado de las infusiones. “El desafío fue diseñar y replicar una experiencia de sabor con exactitud porque, sin dudas, pone al mate en una situación donde antes no estaba. Ahora, en cualquier lugar del mundo podés sorprender con solo apretar un botón y con total facilidad disfrutar de un excelente producto. Las oportunidades, las experiencias de sabor, las posibilidades son muchas”, señaló entusiasmado Carlos Coppoli, subgerente de Marketing y Comunicación del INYM.capsula02

La presentación se desarrolló en el stand que montó el INYM en la Expo Rural de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires, con la presencia de medios de prensa, público que habitualmente recorre la feria y miembros del Directorio.

 

En ese marco, Coppoli explicó que el INYM pone a disposición del sector yerbatero toda su experiencia en este desarrollo y confía en que en el corto plazo esta tecnología será adoptada también por empresas, siendo de este modo accesible comercialmente al público argentino y mundial. “Llevamos adelante este proyecto porque vimos en la cápsula una tendencia mundial en el universo de las infusiones, y una excelente oportunidad para el crecimiento del mate con gran valor agregado”, destacó.

 

Gratamente sorprendidos, quienes participaron de la presentación pudieron degustar las diferentes opciones de estas primeras cápsulas “nespresso compatibles”. Además del sabor tradicional, se lograron tres blends: el primero tipo chai, compuesto por yerba mate, jengibre, pimienta clavo de olor, cardamomo y canela; un segundo que tiene sabor más dulce, que va por el lado de la yerba mate combinada con frutos rojos y el tercero en base a hierbas serranas, lo que implica un blend más familiar, ya que la mayor parte de la yerba mate compuesta que se vende en el país responde a este tipo de sabor.  La elección de esas variantes no fue casual; por el contrario, su objetivo fue demostrar la versatilidad que tienen las cápsulas al momento de transmitir los sabores y sensaciones de estos tres blends muy bien diferenciados, con base en la yerba mate.

 

“En el INYM vemos a las cápsulas como una innovación de altísimo valor agregado porque el mate es muy especial y con las cápsulas se puede trabajar una sensación específica para reproducirla. Tiene la ventaja de que se pueden mantener ciertas variables constantes como la cantidad, la temperatura y la presión del agua. Quedan menos cosas libradas al azar respecto a otras preparaciones como el mate cocido en saquitos. Con las cápsulas –enfatizó Coppoli – se puede desarrollar un sabor y reproducirlo luego en la taza de quien la vaya a tomar, en cualquier lugar del mundo”.

 

También recordó que la innovación es un aspecto clave al momento de pensar en incrementar el consumo de yerba mate; tanto en el país como en el exterior. En la Argentina el mate cebado tiene una fuerte penetración y casi toda la yerba mate que se comercializa está orientada hacia ese formato. “Por eso -apuntó Coppoli-,   sumar consumidores de la manera diferenciada es el argumento de esta iniciativa”.

 

Lograr estos tres primeros blends no fue una empresa sencilla. Ensayo tras ensayo, se trabajaron distintas moliendas hasta encontrar aquellas que mejor se adaptaran a las cápsulas y también a los componentes que acompañaban a la yerba mate. Luego de muchas pruebas se obtuvieron las “recetas”, con grandes sabores y que funcionan perfectamente en las máquinas. “Lo importante es que logramos un producto que mantiene las características, las propiedades y, sobre todo, el espíritu de la yerba mate”, finalizó Coppoli.

 

Gentileza.- Área de Prensa - Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM)