Límite Informativo

Jueves, 23 Mayo 2019

 

  
  

asmaEl 7 de Mayo se celebró el Día Mundial del Asma. Su objetivo está centrado en mejorar el conocimiento de esta enfermedad y recabar la atención de la sociedad en general, optimizando los cuidados de los pacientes asmáticos de todas las edades. Es por ello que el Servicio de Neumología del Hospital de pediatría a través de la Dra. Carolina Barrias, especialista en neumología nos alerta cuestiones a tener en cuenta.- ¿Qué es el asma?. El asma es una inflamación crónica de la vía aérea y presenta síntomas como sibilancia, dificultad para respirar o presión torácica, tos.- ¿Cuándo aparecen los síntomas?. Los síntomas se pueden desencadenar o empeorar ante factores como el humo del tabaco, infecciones virales, los alérgenos, los irritantes químicos. En ocasiones el ejercicio, la risa, las emociones y el estrés.- ¿Cuándo se diagnostica ASMA a un niño?. En pediatría el diagnostico de asma es esencialmente clínico. Lo importante es identificar a los niños que tienen una historia clínica característica, independientemente de su edad, basada en antecedentes clínicos: síntomas y signos respiratorios asociada a una limitación que tiene el niño de flujo aéreo que se revierte y se evidencia mediante broncodilatadores.- ¿Se puede curar el ASMA?.

 

El Asma es una enfermedad crónica, es tratable pero no curable. Y es una de las principales enfermedades por las que se recibe consultas en guardia de emergencia, también tiene un alto número de hospitalizaciones y ausentismo escolar y laboral por los padres que tienen que cesar su actividad para cuidar a sus hijos.

 

¿Cuáles son los factores que predisponen a una persona a tener ASMA o a propiciar un episodio asmático?

 

La exposición a factores ambientales como los contaminantes, el tabaquismo en la casa, los alérgenos, el tabaquismo materno durante el embarazo y después de él, la exposición de alérgenos a una edad temprana, ya sea de alimentos o inhalatorio, el uso de antibióticos en el embarazo, el déficit de vitamina D, y el aumento rápido de peso. Pueden llegar a tener un rol en el aumento de la prevalencia de ésta enfermedad.

 

¿Qué pasa con los casos de niños que son alérgicos y asmáticos?

 

La coexistencia del Asma con otras enfermedades como ser el excema o la rinitis alérgica afectan la calidad de vida de estos chicos. Dificulta mucho el manejo del asma, por lo cual es de suma importancia identificarla y tratarla. Y el asma que no se controla afecta la calidad de vida de los niños y es el principal motivo del ausentismo escolar y laboral y la restricción en la actividad física. Por eso es importante realizar el diagnostico, ya que se pueden realizar tratamientos controladores que mejoran la calidad de vida del paciente.

 

La responsabilidad del manejo del asma no es exclusivamente de los pacientes.

 

Necesitamos un esfuerzo conjunto y coordinado entre pacientes, cuidadores, profesionales de salud, grupos comunitarios y el sistema de atención de salud. Cuando todos trabajemos juntos se producirán beneficios positivos para la salud en general y para en niño en particular.

 

Entre los principales objetivos del “Día Mundial del Asma” se encuentran:

 

Reducir los factores de riesgo que pueden desencadenar una crisis de asma.

 

Promocionar la enseñanza del manejo ante una crisis de asma.

 

Profundizar la relevancia de efectuar adecuadamente un tratamiento de prevención.

 

El ASMA es la enfermedad crónica más frecuente en los niños. Es una causa frecuente de hospitalización en la población pediátrica siendo el primer motivo de ausentismo escolar por una enfermedad crónica. Según muestran los datos del Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Niñez (ISAAC) la prevalencia del asma en pediatría es aproximadamente del 10% en nuestro país, similar a otros países de la región.

 

A menudo el asma no se diagnostica correctamente ni recibe el tratamiento adecuado, creando así una importante carga para los pacientes y sus familias, pudiendo limitar las actividades del niño. Actualmente, con un tratamiento adecuado los niños con asma pueden lograr el control total de la enfermedad, realizando una vida normal, sin presentar síntomas o con muy pocos.

 

Este año 2019 la GINA utiliza la palabra STOP con su símbolo internacional para indicarnos que hay que parar el asma. La palabra STOP está compuesta por las siglas de una serie de palabras que dan las claves de cómo controlar el asma:

 

Síntomas (que hay que valorar)

 

Testar la respuesta que se obtiene con la medicación y medidas ambientales

 

Observar y evaluar al paciente de forma continuada

 

Proceder a ajustar el tratamiento y las medidas de control ambiental

 

Fuente.- https://salud.misiones.gob.ar

spasiukotravez

levibann

Whatsapp

Tiempo Apóstoles

plusnoticias

Comodo SSL