17 julio, 2024

Desde Vida Silvestre recuerdan la importancia de respetar los límites de velocidad

Durante los fines de semana largos el tránsito y el atropellamiento de fauna en las rutas se incrementa notablemente. Respetar los límites de velocidad y la señalización al transitar áreas protegidas es esencial para un viaje seguro.

Ante la llegada de los días feriados y fines de semana largos, en los que suelen aumentar la circulación en las rutas de nuestro país, desde la Fundación Vida Silvestre Argentina vuelven a recordar la importancia de adoptar una conducta responsable al volante, especialmente al transitar por áreas protegidas y sus alrededores.

El atropellamiento de fauna es una de las principales amenazas que enfrenta nuestra biodiversidad, representando no solo un riesgo para la vida silvestre, sino también para la seguridad de las personas. Por esta razón, se enfatiza la necesidad de respetar las indicaciones y límites de velocidad establecidos y señalizados en rutas y caminos que atraviesan áreas protegidas.

En muchas regiones de nuestro país, las rutas y caminos fragmentan hábitats naturales, actuando como barreras que obstaculizan el movimiento de las poblaciones animales y generan trágicos incidentes de atropellamientos. De acuerdo con un análisis realizado por la Fundación Vida Silvestre Argentina, se estima que alrededor de 15 animales mueren al día debido a esta problemática en las rutas que atraviesan áreas protegidas en el norte de Misiones.

Por esta razón, dentro de las áreas protegidas, el límite de velocidad máxima establecido es de 60 kilómetros por hora. Es fundamental comprender que estos sitios desempeñan un papel fundamental en la conservación de la diversidad natural y cultural de nuestro país, proporcionando servicios ambientales y económicos esenciales para nuestra sociedad.

“Para abordar el problema del atropellamiento de fauna, es necesario no solo incrementar los controles, las multas, la instalación de pasafaunas, y la señalización tanto vertical como horizontal, sino también instar a una mayor responsabilidad por parte de las y los conductores al transitar por rutas y caminos que atraviesan áreas protegidas”, destacó Lucía Lazzari, coordinadora del programa bosques de la Fundación Vida Silvestre Argentina. “El respeto de los límites de velocidad en los tramos designados constituye una manera esencial de cuidar el ambiente y proteger la fauna, y además representa una medida fundamental para garantizar la seguridad de las personas “, añadió.

Consejos para un viaje seguro

Al emprender un viaje hacia o a través de áreas protegidas, es crucial prestar especial atención a las señales de tránsito y, sobre todo, respetarlas rigurosamente. Estas señales están estratégicamente ubicadas y advierten sobre las zonas de cruce frecuente de animales. A su vez, los límites de velocidad máxima proporcionan a las y los conductores el tiempo necesario para reaccionar de manera segura ante la presencia de fauna en la calzada.

Es esencial tener en cuenta que, durante el crepúsculo y el amanecer, es necesario estar especialmente alerta, ya que son momentos del día en que los animales de mayor tamaño suelen estar en movimiento. En caso de presenciar un accidente o encontrarse con fauna atropellada, es importante evitar acercarse al animal herido y notificar de inmediato a la autoridad competente más cercana.

Atropellarlos, también es extinguirlos.

Fundación Vida Silvestre Argentina

La Fundación Vida Silvestre Argentina es una organización no gubernamental, de bien público y sin fines de lucro, creada en 1977. Su misión es proponer e implementar soluciones para conservar la naturaleza, promover el uso sustentable de los recursos naturales y una conducta responsable en un contexto de cambio climático. Desde 1988 está asociada y representa en la Argentina a WWF, una de las organizaciones independientes de conservación más grande del mundo, presente en 100 países. Para más información: www.vidasilvestre.org.ar 

Gentileza.- Emiliano Salvador | Analista de comunicación – Fundación Vida Silvestre Argentina

....